Que pasa si alguien que me importa empieza a ignorarme de repente, ¿Qué hago?

Los seres humanos por naturaleza estamos hechos para vivir en sociedad. Necesitamos relacionarnos con otros seres humanos de diversas formas. Y no hablo de solo necesitar recursos diversos, sino el simple hecho de comunicarnos.

Necesitamos desahogarnos y cambiar ideas, por lo regular terminamos por tener conocidos y buenos amigos. Pero de repente esa persona te empieza a ignorar, acostumbrado a tener su atención, ¿Qué pasa?

Factores que un conocido o amigo te empiece a ignorar.

Que pasa si alguien que me importa empieza a ignorarme de repente

Es normal que no seamos del agrado de todas las personas, por lo que un desconocido o una persona con la que tengamos poco trato no es raro pensar que nos llegue a ignorar. Es tolerable y hasta cierto punto podría darnos igual.

Pero ese no es el caso de cuando se trata de un amigo, de un ser querido o alguien con quien teníamos mucha confianza. De repente sientes que algo no anda bien, ¿Cómo saber que te está ignorando? Algunos factores son:

  • El acceso a esa persona se vuelve más difícil. Antes los mensajes te los contestaba con cierta velocidad o urgencia. En cambio, ahora ves que pasa más tiempo para que te de una respuesta.
  • Los mensajes que te da son más cortos, más fríos, más faltos de esa cercanía. Sientes que incluso estas hablando con un desconocido, siendo supuestamente alguien con quien tenías mucha confianza.
  • Si te lo encuentras en persona no se acerca a platicar ni saludar. Incluso puede darse el caso que te vea y siga su camino como si no estuvieras ahí. En algunos casos es tan obvio que te evitó que duele.

¿Por qué alguien comenzaría a ignorarte así?

Ya has determinado que se encuentran ignorándote. Ahora bien, ¿por qué esta pasando algo así? La respuesta no es fácil, ya que la variedad de situaciones son infinitas y las personas tienen ideas propias para todo.

Pero en primer lugar, antes de buscar la respuesta en la otra persona deberías repasar tu propia culpa. Sinceramente, ¿le has dado algún motivo para enojarse de esa forma? ¿No hiciste nada y o estés pasando por alto?

A veces podemos no ser sinceros con nosotros mismos y reconocer que hicimos algo indebido. Será recordar que se ha hecho en la relación para determinar y descartar que tengamos una culpa pendiente.

Si no es así, es probable también que no tenga que ver contigo. Cuando llevas una relación muy cercana con alguien es normal que esperes siempre un buen humor, una sonrisa y un trato amable hacia ti.

Pero dicha persona podría estar pasando por un mal momento, por lo que no tiene ganas de ser amable. Ni siquiera contigo, por lo que sugeriría esperar un poco. Es probable que para la siguiente ocasión que se vean su comportamiento sea el de siempre.

Y tampoco puedes descartar que esta persona haya cambiado. A veces es duro aceptarlo, pero la gente siempre tiene nuevas ideas, nuevas experiencias. Y tal vez antes le agradabas mucho, pero ahora ya no tanto.

Incluso tu comportamiento antes le era divertido, pero ahora podría serle molesto e inmaduro, por poner un ejemplo. Y no sabe como decírtelo, la situación ha cambiado y no se puede hacer nada más.

¿Cómo debería enfrentar que esta persona me ignore?

  • Habla con esa persona: A veces tenemos miedo de saber que pasó, pero lo mejor que puedes hacer es hablar con la persona. Buscar un tiempo que te otorgue, para poder platicar si hay un problema entre ambos.
  • Si hiciste algo intentar disculparte. Si no, intentar saber que pasa. Podemos imaginarnos en la mente mil situaciones, pero solo sabremos la verdad hasta haber hablado con la persona frente a frente.
  • Cambia el comportamiento molesto: Tal vez esa persona esta muy molesta contigo con un comportamiento en específico. Y ya averiguaste cual es, pero tu amigo o conocido no quiere saber nada de ti por el momento.
  • Dale su espacio, lo más sabio que puedes hacer por ahora es cambiar dicho comportamiento. Mejorar, no piense que solo le dirás palabras, sino demostrar con hechos que te dispones a cambiar.
  • Aceptar que la gente cambia: No siempre vamos a poder triunfar y lograr que la gente vuelva a hablar con nosotros. Tal vez su mente e ideas ya están en otro lugar muy distinto a donde estamos nosotros.

En ese momento lo que nos queda es resignarnos y seguir adelante. Si hay una lección de por medio, aprenderla. Cada persona esta en este mundo en su propio camino y hay que saber que no todos nos acompañarán siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.