Que pasa si un asteroide o cometa choca con el sol, ¿lo destruiría?

Nuestro sol es una estrella de millones que existen en el universo. Por supuesto, es especial para nosotros porque en gran parte gracias a ella hay vida en nuestro planeta. Es indispensable para que podamos seguir existiendo.

En el espacio existen muchos peligros, objetos que se encuentran volando y podrían en cualquier momento golpear. Los asteroides son de los más conocidos, ¿qué pasaría si llega a golpear el sol por algún motivo?

Consecuencias que un asteroide choque con el sol.

que pasa si un asteroide choca con el sol

Por supuesto, esta pregunta surge del miedo y preocupación que alguno de estos objetos llegue a golpear el sol y lo dañe de alguna manera. Desde cambiar los efectos que causa en el planeta hasta potencialmente destruirlo.

Ya que si bien es una estrella, debemos recodar que a comparación de otras que existen en el universo, la nuestra es bastante más pequeña. Incluso podría caber varias veces en el interior de otros “soles” que existen.

La realidad es que todo el tiempo se encuentran pasando toda clase de objetos celestes cerca del sol. Se encuentran flotando millones de ellos por todas partes, por lo que es alta la probabilidad que alguno se acerque.

Pero primero debes saber que la mayoría de ellos ni siquiera logran acercarse un poco al astro rey. Ya que por las alturas temperaturas que posee, en su mayoría terminan por derretirse antes de poder acercarse.

Se ha estado observando este fenómeno durante mucho tiempo y se ha podido observar como algunos cometas van en dirección al sol. Y estos terminan por deshacerse, como si fueran una bola de nieve dirigiéndose al sol.

Pero, ¿no podría sobrevivir una suficientemente grande?

Por norma general se van a deshacer, ¿existe algún escenario en donde un asteroide o cometa golpee?

El cometa Lovejoy en 2011 sentó un precedente para la ciencia, el cual pasó exageradamente cerca del sol. Y pudo observarse claramente como al salir de él tuvo un gran desgaste, pero terminó por sobrevivir.

La teoría, según el astrónomo John Brown, explica que para que un cuerpo pueda llegar hasta la superficie del sol, le convendría ser mucho más pequeño. Ya que un objeto tan grande terminaría por derretirse mucho antes de poder llegar a la superficie.

Al llegar a la superficie, terminaría por golpear y en el interior sonaría como una especie de campanada. Además, deberían de haber una serie de terremotos en su interior, pero que difícilmente dañarían al planeta.

Todo esto debería ser observado fácilmente desde la tierra, en donde la emisión de rayos X y ultravioleta causados por el fenómeno podría ser medible.

En conclusión: es difícil que pueda llegar hasta la superficie con la fuerza necesaria gracias a que el sol tiene unas temperaturas extremadamente elevadas. La mayoría de objetos terminan por derretirse antes de llegar.

Tendría que ser un objeto de dimensiones colosales para que pueda llegar a causa un daño real, algo más grande que el sol. Y estos no son habituales, ya que tendrían que desprenderse de otro objeto. Y por norma general, las estrellas son de los más grandes.

Todo esto son escenarios especulativos, pero al menos nos deja imaginar como sucedería. Y son tan bajas las probabilidades que tampoco debería ser un motivo de preocupación constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.