Que pasa si un autor de una obra muere sin terminarla, ¿puede continuar?

Una obra es un reflejo de su autor. Podemos hablar de libros, películas, canciones, y muchos otros medios. Todos ellos son producto de la creatividad humana, una forma de arte donde plasman sus ideas en forma de historias.

Por lo tanto, se encuentran ligadas de manera muy íntima con la persona que lo escribe. ¿Qué pasa cuando el autor muere, pero la obra no ha terminado? ¿La obra morirá junto con la persona que lo escribía?

El autor, ¿muere con su obra?

que pasa si un autor muere sin terminar su obra

Esto pudiera parecer su respuesta definitiva es si, pero la realidad es que depende de cada obra. Existen varias situaciones:

Efectivamente, la obra acaba con él.

Esta es una situación muy común, en donde al no existir la mente creativa detrás de dicha obra, esta se acaba. En la creación de los libros suele pasar que nadie se entera, porque la obra suele jamás salir a la venta.

Pero esto se vuelve más notorio cuando el creador es alguien que expone su obra de forma forma periódica. Por ejemplo, el escritor de una serie de televisión o sea un mangaka que hace un tomo cada cierto tiempo.

Esto sucedió con Kentaro Miura, creador de Berserk, quien falleció el pasado 6 de mayo de 2021. Su obra era creada por él desde hace 30 años, por lo que con su muerte mucho se especula si la obra se detendrá con él.

La obra continua sin la persona.

Una situación que también puede darse es que se continúe la obra sin el autor en cuestión. Esto pasa sobre todo cuando ha entrando un equipo de trabajo, que lleve tiempo apoyándolo en diversas cuestiones.

Es posible que haya dejado en forma de notas todo lo relacionado con lo que seguía en la trama, además que ya tenían metodologías de trabajo que estaban siguiendo hace tiempo. Incluso, que el guión haya sido terminado hace tiempo.

Aquí dependerá de la empresa que decida que hacer, pero si se tienen todos los elementos, se podría continuar sin su creador

Esto suele pasar cuando esta es transmitida en televisión, por ejemplo, ya que se tiene un compromiso que cumplir y una audiencia que satisfacer. Y el público demande el conocer que sucede después.

La obra le dan un final anticipado.

También puede pasar otra situación en donde decidan no continuar de forma regular, pero si darle un final a la obra. Esto para respetar al publico, que al menos quiere saber de alguna forma que pasará con su obra favorita.

Aquí pueden darse varias situaciones, como el hecho que el equipo de trabajo conozca ya el final y simplemente apresure los hechos. Omitiendo otros que iban a ocurrir, pero que ya no serán hechos por la falta del autor.

O también puede crearse uno nuevo, en donde nuevos creativos simplemente busquen darle un cierre y transmitirlo. Aunque esto último puede ser un arma de dos filos, ya que el público podría no aceptar el final.

Eso también dependerá de la relación que se tenga con el público, los creadores quedaron y también la forma en que lo promocionen.

El dilema de terminar o no una obra.

Fuera de si se puede o no concluir una obra, aquí entra el debate sobre si se debería terminar. Algunas no estarán de acuerdo y pensarán que debía quedarse sin acabar. Ya que era un reflejo de autor.

Y puede haber polémica por el hecho que lo continúen simplemente por intereses comerciales, lo que a la vista de algunos podría ser que comprometa la integridad de la obra.

Por otro lado, hay que comprender a las empresas, que pueden tener mucho dinero invertido en ella y haber muchos puestos de trabajo relacionados. Y se tengan los medios de continuarla sin su creador.

Es un tema que da a mucho debate y que no posee una respuesta definitiva, ¿Qué piensas se debería hacer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.