Que pasa si duermes con audífonos puestos, consecuencias posibles

Escuchar música antes de dormir es una costumbre que tienen muchas personas. Les permite utilizarla para relajarse antes de descansar, o también lo utilizan para escuchar algo que les evoque algún tipo de sentimiento.

Creo que a grandes rasgos todos por aquí entendemos cómo utilizar la música. Y tal vez sean muchos los que tengan este hábito nocturno. Pero, ¿qué pasa si duermes con audífonos puestos? ¿Hay algún tipo de consecuencia?

Conoce que pasa si duermes con audífonos.

Que pasa si duermes con audífonos puestos

Tu cerebro no descansa.

Para dormir, necesitamos una gran paz y quietud. Nuestro cuerpo requiere unas condiciones para que pueda repararse y que el descanso le sirva de maravilla. Entre ellos se encuentra la obscuridad total y el silencio.

Lo ideal es al parecer recrear las condiciones de cuando estábamos en el vientre de nuestra madre, ¿no es así? Por lo que si duermes con audífonos, estarás causando la condición contraria a esto por completo.

Incluso si lo que estás escuchando es música muy tranquila y relajante, no deja de ser un ruido que tu cerebro no deja de procesar. Si te duermes con ellos puestos, simplemente tu cerebro no podrá apagarse por completo.

Puede darte problemas auditivos.

Cuando estamos despiertos, la circulación sanguínea tiene una fuerza diferente a la que tenemos al estar durmiendo. Nuestro cuerpo se relaja y como consecuencia, es mucho más lenta la circulación de la sangre.

Si te duermes con los audífonos puestos y este tiene música, pasará que tu oído no podrá lidiar de igual manera con los ruidos fuertes que si estuvieras despierto. Esto puede llegar a causarte algún tipo de sordera.

Ya hay casos de personas que se quedaron dormidos con el audífono y despertaron algo sordos. Nuestro oído no se puede proteger en estas circunstancias de los decibeles altos.

Puede lastimarte físicamente.

Cuando dormimos de lado, nuestra oreja es suave y se amolda a como estemos. Pero al dormir con audífonos, este es un objeto externo que nos puede lastimar.

Toma en cuenta que hay varios tipos de audífonos.

  • Los externos, que son grandes y al acostarte sobre ellos, pueden generar una presión incómoda sobre tu cabeza. Al mismo tiempo que puedes terminar por romperlos.
  • Los internos, que si bien son bastante seguros, no es buena idea dormirse sobre ellos. Y que esto esté causando una presión extra que pueda hacer que se claven más de lo necesario.

Dormir con audífonos no es en realidad una buena idea. Si quieres oír música antes de dormir, te recomiendo un aparato que lo toque de manera externa. Y que puedas programar que se apague en cierto momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.