Que pasa si guardas tus emociones: posibles consecuencias

Hoy en día sacar las emociones para muchos puede parecer peligroso. Estamos en una sociedad mucho más agresiva que en otros tiempos, donde pareciera que todo comentario que digamos puede ser utilizado en nuestra contra.

Por lo tanto tendemos a guardar nuestras emociones, porque sentimos que al hacerlo quedamos vulnerables. Y en este era pueden usar eso en contra nuestra, pero, ¿Qué consecuencias puede traernos esto?

El problema de guardar las emociones.

que pasa si guardas tus emociones

He aquí algunas consecuencias que pueden suceder.

Caída en nuestra salud mental.

Este tema se encuentra en boca de todos  y no es para menos: durante años no se tomó en cuenta que una mente necesita también estar en buenas condiciones. Hablando en general de tener tranquilidad  y paz mental.

Al no decir nuestras emociones dichos problemas pueden quedar en nuestro cerebro causando daño. Esto hará que al no soltarlo nos empecemos a cansar mentalmente, por todo lo que tenemos que lidiar.

También afecta la salud física.

Este aspecto sigue estudiándose, pero cada vez esta más claro que nuestras emociones terminan por repercutir en nuestro físico. Si nos sentimos demasiado deprimidos, estresados o similar, afectará nuestro organismo.

Simplemente piensa en el estrés como puede terminar por afectar el corazón. Este es un ejemplo simple, todavía existen muchas otras formas en donde el cuerpo puede terminar por afectarse por todo lo que pensamos.

Empeora nuestras relaciones sociales.

Al no poder externar nuestras emociones, no podemos ser auténticos. O estar guardando rencores contra alguien, que al no estarlo diciendo, alejamos a esa persona. No somos claros con lo que sucede en nuestro interior.

Amistades enteras han terminado debido a que no se hablan las cosas. La comunicación puede terminar por cortarse al estar guardando nuestras emociones para nosotros. Por lo tanto, es necesario sacarlas.

¿Cómo puedo saber que no estoy expresándome?

Algunos no lo van a poder creer, pero en realidad hay quienes no están seguros de estar expresándose. Pero algunos síntomas que puedes detectar son:

  • Te da la sensación que otras personas no te entienden. Sientes rota la comunicación.
  • Pasas tiempo con los demás, pero te sientes insatisfecho con ello.
  • Te encuentras frustrado de manera constante, enojado. Incluso cuando pareciera que no tienes ningún motivo.
  • Empiezas a sentir resentimiento, incluso aunque no puedas experimentar por completo la razón.
  • En algunos casos puedes llegar a tener problemas relacionados como palpitaciones, dolor de estómago o espalda.

Podemos resumir que no no te sientes bien contigo ni con los demás. Es bastante probable que tengas sentimientos guardados.

Comenzar a compartir las emociones no es fácil, ya que el riesgo de ser lastimado existe. Pero también existen muchos problemas al no hacerlo. Al final puede no ser tan malo como pensabas y alivias tu corazón.

Hay que comenzar a arriesgar, pero si quieres ir mucho más guiado, una buena idea es acudir a un profesional de la mente. Un psicólogo es buena idea, muchos piensan que es solamente para la gente loca.

Cuando no es así, tener la mente saludable es necesario y para ello deberás acudir con el que te ayudará a lidiar con todos estos problemas. Ya verás que una vez tus emociones fluyan te sentirás mucho mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.