¿Qué pasa si no se purga el sistema de enfriamiento de un automóvil?

Para que un coche funcione, cada una de sus partes deberá estar trabajando correctamente. Incluso con la falla más mínima es posible que el vehículo no arranque o no se mueva, por lo que se debe prestar atención.

El sistema de enfriamiento es uno que suele pasar desapercibido, ya que podría dejar de funcionar y el vehículo seguir andando como si nada. Pero eso no quiere decir que sea un problema en desarrollo, que dañará al vehículo en algún momento.

Entendiendo la función del anticongelante

qué pasa si no se purga el sistema de enfriamiento

Para poder entender mejor el problema, es necesario entender la función del anticongelante. Para que un vehículo pueda mantener una buena temperatura en funcionamiento, es necesario que su sistema tenga anticongelante.

Un motor de vehículo puede alcanzar temperaturas superiores incluso a los 100 grados centígrados. El meter simplemente agua causaría que estas se evapore cuando alcance temperaturas muy altas.

En cambio, el anticongelante seguirá ahí circulando y manteniendo fresco el motor. Por otra parte, cuando se encuentra en temperaturas demasiado bajas, tampoco se congelará y solidificará, dando nombre a la sustancia.

Posee por otra parte agentes que permiten evitar la corrosión y oxidación de los metales, manteniéndolos en buenas condiciones.

¿Y por qué purgar el sistema de enfriamiento?

Al anticongelante seguirá con su función de ayudar a combatir el calor extremo del vehículo y evitar que se deterioren sus partes. Pero como todo, gradualmente su calidad se irá deteriorando por el uso.

Con esto, llegará el momento que el vehículo termine por quedar expuesto a las altas temperaturas que supuestamente debería de proteger, poniendo en peligro al motor por completo.

Además de eso, al andar circulando terminará por formar diferentes tipos de sarros. Incluso, podrían terminar por formar piedras, lo que hará que llegue un momento que algunas mangueras se tapen por completo.

Y por último, al no funcionar correctamente los metales podrían a oxidarse gracias a que sus propiedades se han perdido.

A veces, cometemos el error de simplemente “completar” el anticongelante faltante. Pero el problema es que estás echando algo de líquido en buenas condiciones, que se mezcla con uno que ya no funciona.

Al purgarlo, liberarás el motor de todo el anticongelante desgastado, para dar paso a una sustancia nueva.

Esto le dará una vida más larga a tu motor, por lo que es bueno hacerlo una vez al año por lo menos. No es raro ver hoy en día motores en peligro, porque siguen trayendo anticongelante viejo todavía circulando en su sistema de enfriamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.