Que pasa si retrasan un videojuego o película de su fecha de salida prevista

Las películas, videojuegos y otros proyectos similares son cada día de más y más presupuesto. En años anteriores simplemente ibas a las tiendas y veías que hay de nuevo. Hoy en día se hacen enormes campañas de anticipación.

Incluso se sabe su fecha con meses o incluso años de anticipación. Pero un día dan a conocer que se atrasó. ¿Por qué razón harían eso, que beneficios pueden obtener porque la obra haya cambiado de fecha?

¿Por qué se retrasa un juego o película?

que pasa cuando atrasan un juego o pelicula

Se debe recalcar que todos estos proyectos suelen tener mucho dinero detrás y gran cantidad de mano de obra. La tecnología y estándares de hoy en día son mucho más altos que los existentes en décadas anteriores.

Hubo una época que era la norma que un videojuego exitoso pudiera ser programado por un grupo de 5 a 15 personas. O que una película se basara solo en una buena idea, aunque tenga un presupuesto corto.

En la actualidad se piden presupuestos gigantes debido a la tecnología o gastos enormes de marketing. Todo si quieren que las ganancias sean millonarias, algo imprescindible para muchas de estas multinacionales.

Con tanto dinero de por medio, el lanzarlas sin estar óptimo puede ser un desastre financiero. Ya que existe una competencia feroz, por lo que un fracaso comercial podrían significar pérdidas de millones de dólares.

En algunos casos esto podría incluso llevar al cierre de ciertas empresas, cuyo todo capital se encuentra volcado en la creación de estas obras. Por lo que el retraso puede ser una forma de seguir asegurando un producto de calidad.

¿Cuáles son las ventajas de retrasar un proyecto?

Algunas son:

Tienen tiempo de mejorar la calidad.

Ya que luego de revisar el producto y notar que no esta óptimo, pueden tener más tiempo para seguir trabajando con calma. Algunas empresas han optado por trabajar a marchas forzadas para llegar a una fecha ya fijada.

Pero esa prisa causa que el trabajo no sea óptimo, causando que el producto final este lejos de alcanzar los objetivos pensados. Por lo tanto, tienen un tiempo de sobra para hacerlo.

No explotan a los trabajadores.

Esto es conocido como la industria del crunch, en donde los empleados trabajan a marchas forzadas para llegar a una fecha específica. Incluso si esto requiere jornadas laborales demasiado largas.

Esto ha dañado la salud mental de muchos empleados, quienes se han sentido abrumados luego de terminar esta clase de proyectos.

Puede ser un retraso estratégico.

No todos los retrasos se encuentran relacionados con seguir trabajando el producto. En algunos casos puede ser evitar coincidir con un lanzamiento grande que podría terminar por restarles ventas o público.

Tal vez no lo declaren abiertamente, pero dicho retraso podría ayudarles a estar en una fecha mucho más holgada. Que les permita tener al público no enfocado y luchar contra una atención dividida.

Reiniciar el proyecto.

En algunos casos, se dan cuenta que el proyecto tiene todas las de perder en el estado actual. Tanto así que mejor deciden reiniciar todo. Esto puede significar una pérdida de dinero y tiempo ya invertido.

Pero las pérdidas causadas pueden ser mayores en caso de salir en ese estado, por lo que prefieren comenzar nuevamente. Tal vez las ganancias sean menores, pero se piensa que tiene mayores posibilidades de triunfar.

Es una cancelación silenciosa.

En algunos casos puede ser simplemente que cancelan el proyecto internamente. Pero para evitar una tormenta de relaciones públicas, lo manejan de manera externa como se ha retrasado de manera indefinido.

De esta forma, esperan que con el tiempo se olviden del proyecto. Así la empresa puede pasar a otra cosa sin tener que dar mayores explicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.