Que sucede si introducimos un pez marino en agua dulce y viceversa

Existen una enorme variedad de peces en el mundo. De todos tipos, colores y especies, pero a grandes rasgos, podemos dividirlos en dos tipos: los peces de agua dulce y los peces marinos. Cada uno con sus propias características.

Su propio nombre indica cuál es el tipo de ambiente que requieren estos animales para poder sobrevivir. Pero, ¿qué pasaría si introducimos un pez marino en agua dulce? ¿Puede llegar a sobrevivir?

Principal diferencia entre pez marino y uno de agua dulce.

que sucede si introducimos un pez marino en agua dulce

Cada uno de estos peces tiene cambios en su cuerpo que les permite vivir ya sea en un ambiente o en otro.

El principal elemento diferenciador se encuentra entre la cantidad de sal que pueden recibir. Un pez de agua marina, por ejemplo, posee un riñón que le permite filtrar la cantidad de sales que pueden entrar en su cuerpo.

Una vez que absorben esta agua, eliminan el exceso de material, como sales, por medio de la orina.

Estos peces también requieren sales, por supuesto, estas son obtenidas mayormente por sus branquias. Estas terminan por absorber sales como el cloruro y el sodio, que necesitan para poder vivir.

Este proceso es conocido como difusión, gracias al cual pueden obtener la cantidad de sales necesarias.

En cambio, un pez marino viven dentro de un medio que posee una altísima cantidad de sales. El proceso por el que lo tratan se llama ósmosis.

A diferencia de los de agua dulce, los de salada si terminan por beber agua. La cantidad de sales excesiva que tragan es expulsada de su cuerpo.

¿Qué pasa si metemos un marino en agua dulce y viceversa?

Simplemente, sus cuerpos no pueden funcionar en ello.

Por ejemplo, un pez marino está acostumbrado a obtener la sal de su medio natural. No lo puede producir por sí mismo, por lo que traga agua. La cantidad no es suficiente, porque es un animal que necesita cantidades mayores.

Y por otra parte, un pez de agua dulce estaría filtrando cantidades ingentes de sal por sus branquias. Esto no podría terminar por filtrarlo su riñón, por lo que terminarían colapsando.

En pocas palabras, ambos peces morirían si los cambias de medio.

Para cerrar, vale la pena señalar el caso de los peces anádromos. Estos son peces que nacen en un ambiente de agua dulce, pero al llegar a la adultez, terminarán por mudarse a un ambiente de agua salada. Un ejemplo de esto son los salmones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.