¿Qué pasa si toco mercurio de un termómetro con las manos?

El mercurio no es un material al que puedas tener acceso fácilmente en el hogar. Excepto un lugar: en un termómetro tradicional. Hoy en día, en la mayoría de hogares este ha sido sustituido por una versión electrónica.

Pero todavía existen muchos hogares en donde es utilizado el que utiliza mercurio en su interior para poder medir los cambios de temperatura. Y puede llegar a ocurrir el caso que este termine por romperse.

¿Qué pasa si toco mercurio con la mano? ¿Puede dañarme de alguna forma? Ahora conocerás como deberás actuar ante esta situación.

¿Por qué tiene mercurio el termómetro?

que pasa si toco mercurio

El mercurio es un metal líquido, que no solo podrás encontrarlo en tu hogar en el termómetro. También puede encontrarse en otros objetos cotidianos como lámparas, barómetros, termostatos y lámparas.

Este cuando se encuentra a temperatura ambiente, puede estar en estado líquido. Pero se convertirá muy fácilmente evaporarse con un aumento de temperatura, por lo que se deshará rápidamente.

En estos aparatos para medir la temperatura, esta característica es aprovechada para poder medir la temperatura interna. Pero el problema es que debido al uso cotidiano, uno podría tirar el termómetro y derramar el líquido.

Vale la pena señalar que hoy en día, la EPA de EE. UU. Se está propagando el uso de termómetros libres de mercurio. Aunque no recomienda ninguna marca o versión en particular.

¿Qué pasa si toco mercurio?

Algunas personas pueden encontrar divertido tocarlo, ya que este metal líquido se escurre de una forma muy interesante. Pero no lo toques, porque este se pegará en tus dedos.

Debes saber que no te alertes demasiado, porque la cantidad de mercurio inorgánico que se encuentra dentro de un termómetro es mínimo. En pocas palabras, el peligro que puedes llegar a correr en su presencia no es demasiado

Pero no debes tocar el mercurio directamente porque puede quedarse en tu mano. Y cuando se evapora, puedes terminar por olerlo, lo cual es altamente tóxico para las personas.

En cantidades suficientes, el mercurio puede causar una tos fuerte, dificultad respiratoria, vómitos, dejar encías inflamadas y un sabor a metálico en la boca. En caso de suceder, lo mejor será llamar al médico.

Si por algún motivo se ingiere al tenerlo en la mano, puede provocar ardor tanto en la garganta como en el estómago. Y si es una cantidad suficiente, incluso diarrea y vómito.

Advertencias adicionales en caso de derrame.

Debido a su nivel de toxicidad, es importante tomar ciertas medidas a la hora de limpiarlo.

  • No vayas a utilizar una aspiradora. El problema es que al aspirarlo, terminará por convertirlo en vapor y lo arrojará al aire.
  • No vayas a barrerlo o cepillarlo. Lo único que lograrás será dividirlo en partes más pequeñas y esparcirá el problema.
  • No lo vayas a pisar de alguna forma, ya que lograrás llevarlo por otras partes de la casa, aumentando la posibilidad de olerlo.
  • No lo vayas tirar al drenaje. Es un líquido que no se deshace y lo único que lograrás será contaminar gravemente alguna parte del ecosistema.

¿Cómo limpiarlo?

Para ello, deberás utilizar guantes, de latex o de goma. Si continúan los trozos de vidrio del aparato que se rompió, retíralos lentamente.

Las gotas deberás de reunirlas haciendo uso de una pequeña escobilla de cartón. Hazlo con movimientos lentos, ya que al hacerlo de forma violenta solo esparcirás el líquido.

Si no puedes ver por algún motivo el mercurio, es posible echarle un poco de azufre para que pueda terminar por verse.

Ahora, toma un gotero y ve absorbiendo poco a poco todo, para irlo tirando en una bolsa ziploc. Esto requerirá de paciencia, una vez terminado cierra de forma hermética.

Toma en cuenta que por lo regular, las cantidades de mercurio con las que tendrá que lidiar alguien en casa son mínimas, porque en estos aparatos es muy baja la cantidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.